ROTA, Spain — Los representantes del comité fallan a los trabajadores en su obligación de negociar la reestructuración que necesita LBAS. Desde el mes de octubre del 2016, los representantes del comité de la plantilla han rechazado negociar un acuerdo sobre las nuevas condiciones ofrecidas por el contrato de servicios firmado en agosto del 2016 con la U.S. Navy. El nuevo contrato reduce el número de aviones que LBAS debe apoyar simultáneamente sobre el terreno de cuatro a tres. Según un estudio independiente de eficiencia operativa realizado por Deloitte, LBAS puede satisfacer los requisitos del contrato del U.S. Navy de manera segura y eficiente con una reducción de plantilla de 45 trabajadores. 

Inicialmente, la empresa ofreció una propuesta con el fin de minimizar la pérdida de empleos necesaria para cumplir con el alcance y los costes del nuevo contrato con la U.S. Navy. Los representantes del comité todavía no han ofrecido una solución alternativa para alinear el contrato de los trabajadores a la realidad del nuevo contrato suscrito con U.S. Navy, vigente desde Agosto 2016. Sin alternativa ofrecida por los representantes del comité, la empresa tuvo que despedir en enero pasado a 12 trabajadores que ocupaban posiciones redundantes.

Por otro lado, la empresa tuvo que despedir a dos trabajadores por razones disciplinarias en relación con su desempeño. Uno de estos despidos se produjo en octubre del 2016 y el otro la semana pasada. Despidos disciplinarios  ocurren por falta de desempeño y/o abuso continuado y falsificación del estado de incapacidad temporal. Los representantes del comité afirmaron falsamente que el despido del 2 de agosto tenía que ver con el ejercicio del derecho a la huelga cuando, en realidad, los representantes del comité tenían conocimiento de los referidos hechos antes de la huelga y antes de que la empresa tomara las medidas necesarias por razones disciplinarias. Los representantes del comité fallaron al no responder correctamente en estos dos casos de abuso en el trabajo que resultaron en dos despidos de trabajadores por razones disciplinarias.

El trabajador despedido el 2 de agosto del 2017 se encontraba de baja por una supuesta incapacidad temporal desde el pasado 21 de junio de 2016, por lo que ni siquiera ha secundado la huelga programada para los meses de julio y agosto. El estado de incapacidad temporal implica una situación física o psíquica que imposibilita trabajar, obligando al trabajador a adoptar todas las medidas necesarias para obtener una pronta recuperación, de manera que pueda  incorporarse al trabajo lo antes posible.

Durante el periodo en el que el trabajador percibía la prestación por incapacidad temporal, estaba percibiendo también una prestación pública cuando supuestamente no podía realizar su trabajo como conductor. LBAS dispone de pruebas que acreditan que el trabajador ha venido realizando una vida absolutamente normal: acudía a bares y restaurantes frecuentemente, caminaba sin dificultad alguna y por periodos prolongados de tiempo y conducía su coche habitualmente y en largas distancias, e incluso conducía un ciclomotor. 

Al tener conocimiento de los referidos hechos, LBAS lo notificó a los representantes del comité que ni siquiera los negaron ni intentaron corregir estos abusos sistemáticos. Los representantes del comité tuvieron la oportunidad de aconsejar a este trabajador sobre el abuso de absentismo pero desgraciadamente no lo hicieron y el resultado ha sido que el trabajador ha sido penalizado con un despido. Asimismo, los representantes del comité siguen fallando al no proponer una solución alternativa para alinear el contrato de los trabajadores a la realidad del nuevo contrato suscrito con U.S. Navy, vigente desde Agosto 2016. Es beneficioso para los trabajadores volver a las negociaciones con la empresa después de dos rondas de huelga y cuando no reciben salarios durante las mismas. 

Sobre Louis Berger
Louis Berger es una empresa de servicios profesionales que ayuda a sus clientes a resolver sus retos más complejos en el ámbito de las infraestructuras y el desarrollo. Somos un socio de confianza para los organismos gubernamentales nacionales, estatales y locales; instituciones multilaterales; y clientes industriales en todo el mundo. Centrados en las necesidades del cliente para ofrecer proyectos de calidad, seguros, rentables y con integridad, nos comprometemos a cumplir con nuestra promesa de proporcionar Soluciones para un mundo mejor. Louis Berger opera en todos los continentes habitables. Tenemos una larga presencia en más de 50 países, representados por la experiencia multidisciplinar de cerca de 6.000 ingenieros, economistas, científicos, gestores y especialistas en planificación.