• Greens Creek Mine Tailings Storage Facility, Alaska
  • Greens Creek Mine Tailings Storage Facility, Alaska
  • Greens Creek Mine Tailings Storage Facility, Alaska
  • Greens Creek Mine Tailings Storage Facility, Alaska
  • Greens Creek Mine Tailings Storage Facility, Alaska
El sistema de eliminación de relaves prospera en la naturaleza de Alaska

Situada en el sur de Alaska, la Isla del Almirantazgo es el hogar de una gran población de osos pardos, así como de águilas americanas, ballenas y salmones. La isla es el hogar del Monumento Nacional Isla del Almirantazgo de 955.000 acres, una exuberante selva tropical que atrae a muchos turistas. Parte de la mina polimetálica Hecla Greens Creek se encuentra dentro del monumento.

Desafío
La Hecla Greens Creek Mining Company solicitó a Klohn Crippen Berger (KCB), una filial de Louis Berger, desarrollar soluciones para el almacenamiento de relaves deshidratados en un emplazamiento reglamentario preservando los atractivos turísticos de clase mundial. También era necesario minimizar las vistas al emplazamiento desde los cruceros. El reto consistía en diseñar y construir un centro de almacenamiento de relaves que cumpliera con estos requisitos y supervisar su funcionamiento geotécnico.

Solución
KCB diseñó y creó el primer y el mayor sistema de eliminación de relaves filtrados en pilas secas del mundo. Las características del proyecto incluyen:

  • Pilas secas de relaves que pueden resistir las fuerzas estáticas y sísmicas.
  • Reducción de la huella medioambiental de relaves en más de un 50% sin necesidad de balsa.
  • Itinerancia libre y segura de animales salvajes, como los osos pardos.

La instalación para la eliminación de relaves fue diseñada para desviar el agua superficial y subterránea lejos de la pila de relaves. Estructuras de drenaje internas incorporadas en la construcción de las pilas secas promueven bajas capas freáticas. El agua en contacto con los relaves se contiene y se trata para cumplir con los estándares de calidad del agua antes de su vertido en el medio ambiente.

 La minería emplea a más de 1.500 personas en Alaska y está bajo un intenso escrutinio por los impactos medioambientales y de seguridad.  Una cuidadosa y rigurosa eliminación de relaves beneficia a la operación de la mina, al empleo local y a la vida salvaje de Alaska.