• New Haven Interchange

    Aerial Photography by Don Couture

  • Aerial view of the I-95/I-91/Route 34 Interchange in New Haven, Connecticut

    Aerial Photography by Don Couture

  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
  • Aerial view of the I-95/I-91/Route 34 Interchange in New Haven, Connecticut

    Aerial Photography by Don Couture

  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
  • I-95/I-91/Route 34 interchange in New Haven
Reducción de la congestión y mejora de la seguridad en un intercambiador complejo

El intercambiador entre las carreteras I-95, I-91 y ruta 34 de New Haven, Connecticut, es uno de los que presentan un mayor volumen de tráfico de Estados Unidos.  Este intercambiador, que forma parte del corredor noreste entre Nueva York y Boston, con una gran circulación, es una conexión vital para los conductores.

Desafío
El intercambiador de New Haven es un sistema multinivel con varias conexiones entre autopistas y carreteras locales que facilita los viajes entre vías interestatales. El sistema acoge cada día un tráfico de más de 140.000 vehículos, más del triple de lo previsto en su diseño original. Se necesitaba más capacidad para dar cabida al alto volumen de tráfico y permitir una circulación fluida de viajeros, mercancías y servicios.

Solución
Para reducir la congestión y mejorar la seguridad y la calidad de vida de los residentes en la zona, el Departamento de Transporte de Connecticut (Connecticut Department of Transportation, CTDOT) puso en marcha uno de sus proyectos más completos y ambiciosos hasta la fecha.

El CTDOT seleccionó a Louis Berger para que proporcionara servicios de ingeniería e inspección de la construcción en el proyecto de mejora del transporte, que incluyó el reemplazo de más de 20 puentes y rampas de acceso en bucle, la construcción de varias conexiones de dos carriles entre carreteras interestatales y mejoras de carreteras locales, de dos carreteras interestatales y de una carretera estatal. Para dar cabida a los carriles adicionales del nuevo Puente Conmemorativo de Pearl Harbor, se construyeron tres nuevos carriles en la I-95 junto con arcenes completos, una nueva barrera en la mediana, señales, alcantarillado y alumbrado.

Este proyecto de reconstrucción galardonado aumentó la capacidad, redujo la congestión y mejoró la seguridad, lo que se tradujo en viajes más cómodos y seguros para los residentes en Connecticut.