Representative of European Union, government of Georgia and Louis Berger meet to discuss financial management reforms
Soluciones personalizadas para responder a nuevas necesidades

La república de Georgia, situada entre Asia occidental y Europa oriental, declaró su independencia en 1991 poco después de la desaparición de la Unión Soviética. Después de sufrir convulsiones políticas, sociales y económicas durante la mayor parte de los años 90, el nuevo estado independiente adoptó grandes reformas democráticas y económicas tras la Revolución de las Rosas de 2003.

Desafío
La transición de Georgia a una economía de libre mercado requiere reformas políticas y estructurales. En 2007, la Unión Europea lanzó un programa de asistencia para la gestión de las finanzas públicas a gran escala con el fin de ayudar al gobierno de Georgia a lograr una mayor responsabilidad gubernamental estableciendo un moderno sistema de gestión de las finanzas públicas que posibilitara la planificación del gasto a medio plazo, auditorías externas e internas y un mejor gasto público. En 2012, la Unión Europea eligió a Louis Berger para la aplicación de la segunda y tercera fase del programa, destinadas a lograr una mayor responsabilidad y transparencia gubernamental y a mejorar la eficacia de la gestión y la política de finanzas públicas.

Solución
Louis Berger proporcionó asistencia técnica para ampliar las reformas en elaboración de presupuestos, auditoría interna y externa, gasto público y servicios fiscales, así como para establecer mecanismos de supervisión y coordinación política más avanzados.

Además, Louis Berger está ofreciendo soluciones personalizadas y a demanda para responder a las nuevas necesidades y prioridades del gobierno de Georgia, trabajando en estrecha colaboración con las organizaciones del sector público georgiano, a saber, el Ministerio de Finanzas, la Oficina Estatal de Auditoría y la Comisión de Finanzas y Presupuesto del Parlamento de Georgia. Su labor consiste, entre otras cosas, en respaldar las reformas en vigor mediante asesoría política, desarrollo institucional y desarrollo de las capacidades de los recursos humanos, es decir:

  • Respaldo al servicio del Tesoro del Ministerio de Finanzas.
  • Desarrollo de las capacidades de previsión macroeconómica.
  • Mejora de los sistemas públicos internos de control financiero.
  • Concienciación entre las organizaciones de la sociedad civil y los socios internacionales de las contribuciones de la Unión Europea a las reformas de las finanzas públicas.
  • Formación de los periodistas para que entiendan mejor la política fiscal del país.